sábado, 29 de septiembre de 2012

La chica rara que huele las páginas de los libros viejos en una librería de segunda mano



  Hace un tiempo alguien escondido detrás de un nombre (¿un acrónimo?) me envió  lo siguiente. Lo comparto con ustedes porque realmente logra captar ciertas conductas que repito desde hace tanto tiempo…

“ Sal con alguien que se gasta todo su dinero en libros y no en ropa, y que tiene problemas de espacio en el clóset porque ha comprado demasiados. Invita a salir a una chica que tiene una lista de libros por leer y que desde los doce años ha tenido una tarjeta de suscripción a una biblioteca.
Encuentra una chica que lee. Sabrás que es una ávida lectora porque en su maleta siempre llevará un libro que aún no ha comenzado a leer. Es la que siempre mira amorosamente los estantes de las librerías, la que grita en silencio cuando encuentra el libro que quería. ¿Ves a esa chica un tanto extraña oliendo las páginas de un libro viejo en una librería de segunda mano? Es la lectora. Nunca puede resistirse a oler las páginas de un libro, y más si están amarillas.
Es la chica que está sentada en el café del final de la calle, leyendo mientras espera. Si le echas una mirada a su taza, la crema deslactosada ha adquirido una textura un tanto natosa y flota encima del café porque ella está absorta en la lectura, perdida en el mundo que el autor ha creado. Siéntate a su lado. Es posible que te eche una mirada llena de indignación porque la mayoría de las lectoras odian ser interrumpidas. Pregúntale si le ha gustado el libro que tiene entre las manos.Invítala a otra taza de café y dile qué opinas de Murakami. Averigua si fue capaz de terminar el primer capítulo de Fellowship y sé consciente de que si te dice que entendió el Ulises de Joyce lo hace solo para parecer inteligente. Pregúntale si le encanta Alicia o si quisiera ser ella.
Es fácil salir con una chica que lee. Regálale libros en su cumpleaños, de Navidad y en cada aniversario. Dale un regalo de palabras, bien sea en poesía o en una canción. Dale a Neruda, a Pound, a Sexton, a Cummings y hazle saber que entiendes que las palabras son amor. Comprende que ella es consciente de la diferencia entre realidad y ficción pero que de todas maneras va a buscar que su vida se asemeje a su libro favorito. No será culpa tuya si lo hace. Por lo menos tiene que intentarlo. Miéntele, si entiende de sintaxis también comprenderá tu necesidad de mentirle. Detrás de las palabras hay otras cosas: motivación, valor, matiz, diálogo; no será el fin del mundo. Fállale. La lectora sabe que el fracaso lleva al clímax y que todo tiene un final, pero también entiende que siempre existe la posibilidad de escribirle una segunda parte a la historia y que se puede volver a empezar una y otra vez y aun así seguir siendo el héroe. También es consciente de que durante la vida habrá que toparse con uno o dos villanos. 
¿Por qué tener miedo de lo que no eres? Las chicas que leen saben que las personas maduran, lo mismo que los personajes de un cuento o una novela, excepción hecha de los protagonistas de la saga Crepúsculo.
Si te llegas a encontrar una chica que lee mantenla cerca, y cuando a las dos de la mañana la pilles llorando y abrazando el libro contra su pecho, prepárale una taza de té y consiéntela. Es probable que la pierdas durante un par de horas pero siempre va a regresar a ti. Hablará de los protagonistas del libro como si fueran reales y es que, por un tiempo, siempre lo son.
Le propondrás matrimonio durante un viaje en globo o en medio de un concierto de rock, o quizás formularás la pregunta por absoluta casualidad la próxima vez que se enferme; puede que hasta sea por Skype.
Sonreirás con tal fuerza que te preguntarás por qué tu corazón no ha estallado todavía haciendo que la sangre ruede por tu pecho. Escribirás la historia de ustedes, tendrán hijos con nombres extraños y gustos aún más raros. Ella les leerá a tus hijos The Cat in the Hat y Aslan, e incluso puede que lo haga el mismo día. Caminarán juntos los inviernos de la vejez y ella recitará los poemas de Keats en un susurro mientras tú sacudes la nieve de tus botas.
Sal con una chica que lee porque te lo mereces. Te mereces una mujer capaz de darte la vida más colorida que puedas imaginar. Si solo tienes para darle monotonía, horas trilladas y propuestas a medio cocinar, te vendrá mejor estar solo. Pero si quieres el mundo y los mundos que hay más allá, invita a salir a una chica que lee.”
                                                                                                      Autora del artículo: Rosemary Urquico.
Revista El Mal Pensante,mayo de 2011 

30 comentarios:

  1. Invita a salir a una chica que lee.
    Que artículo más bonito! gracias por compartilo con todos
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que el "ÉL" que yo quiero me invite a mí, la chica que lee.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Buenas noches, me encantó tu blog!

    Realmente soy nuevo en esto y no sé cómo hacer que las personas me lean, o cómo difundir mi blog. Te invito simplemente para que te pases por el mío y si te gusta nos seguimos. Por ahora sólo tengo una entrada, pero los temas que hablaré serán de diversos tipos: amor, relaciones, tecnología, autoestima, consejos para las primeras citas, consejos para decirle chau a la obesidad, etc. Hablaré de todo que esté conectado con las relaciones entre las personas.

    http://ezequieltoscani.blogspot.com.ar/

    Ezequiel Toscani.

    ResponderEliminar
  3. Lastima que uno esté lleno de monotonía, horas trilladas y propuestas a medio cocinar.

    (Y me gustaría ver de donde sacan un libro de Pound acá en Mar del Plata)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mr.Popo, la monotonía se puede quebrantar ( aunque...¿quién no ha caído en ella?)
      Hace un tiempo cerca de Mar del Plata, en una oscura librería de usados encontré varias joyitas. Nunca se sabe dónde vamos a encontrar ese libro que no buscábamos pero que mágicamente encontramos.

      Eliminar
  4. Mis amores (imposibles) son las chicas que viajan en colectivo leyendo, y no miran nunca a su alrededor, perdidas en el libro...

    Que lindo texto, claramente vos sos una chica a la que se invitaria a salir con gusto!

    Beso,
    Facu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre admiro a los que pueden leer en el colectivo. Yo,lamentablemente,me mareo. Por eso me conformo con la escucha de alguna conversación que, inevitablemente, llega a mis oídos. De todas maneras, mis amores imposibles también son los chicos que viajan en el colectivo junto a su lectura atenta.Lástima que cada vez son menos. Pero cuando los encuentro, intento adivinar qué leen y deseo fervientemente que en algún momento despeguen los ojos de las hojas, muevan el libro y sin querer, me muestren el título. (Nunca ocurre, siempre tengo que bajar antes)
      ¡Gracias,Facu!

      Eliminar
  5. Qué bueno!!!!
    Me sentí tan identificada con tantas cosas, jaja! Yo soy de las que lee todo el tiempo, no lo hago cuando voy a natación porque la profesora no me deja...
    Un saludo, genial el post, no había leído este artículo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajj, me encanta que varias nos sintamos identificadas.
      Y agregoo algo más, los libros, siempre, de papel.Nada de e-books. Yo quiero sentir el contacto con la hoja (cortarme con el papel),marcar las citas relevantes con un lápiz, usar un señalador...¡Larga vida al libro!

      Eliminar
  6. Yo SOY esa chicaaaaa!!!!
    Que divertido,me sentí taaan identificada!!!
    Debemos ser varias las que olemos libros viejos y suspiramos en una buena librería!
    El otro día estaba en una,y la gente hacia fila tras de 50 mil sombras.
    No pude evitar suspirar diciendo:_ qué basura,xd!!!
    Me miraron mal,pero yo me fui a las estanterías del fondo,donde jamás hay best sellers,y si hay poetas,sabios y maestros.
    Besos de Sildelsur y La reina batata,o sea,yo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sí! Los libros con hojas amarillas y con huellas de un dueño anterior son mis favoritos.
      Jajaj,sí, muy buena estantería. Los clásicos de siempre (que lamentablemente, muchos, ya no se editan)
      ¡Saludos!

      Eliminar
  7. Buenisimo, tan tierno, mágico y real. Un poco de aire. Besoooos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sí! Es muy bueno, Gastmun (siempre escribo tu nombre con mayúscula inicial ¿Por algo particular lo escribiste con minúscula?) Qué lindo que en lo mágico encuentres también realidad.

      Eliminar
  8. Madre mía! No sabía de que me hablabas. Si me dejas una dirección de contacto te mando un mail ya mismo y no me importa eliminarla. Por favor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jjaaj! ¿Qué? Ahora la que no entiende soy yo. Estamos a mano.Aunque creo haberte escrito, simplemente, que la descripción de la típica chica que lee podía encontrarse en el artículo que había compartido. ¡Ah!Y que sobre los chicos que leen me gustaría saber más. Sólo eso. ¡Saludos, mientrasleo!

      Eliminar
    2. Ah, mira, jo... me apuré porque no me inspiré en tu fantástica entrada.... pero si que me gustó algo de tu comentario... sobre los chicos que leen.
      Me gustaría proponer que se presentaran en mi blog, con una reflexión o relato... o que las chicas dijeran como les gustan... y dar algo al mejor o algo así.
      A eso me refería.
      Y como era con tu comentario pues te pregunto si te parece bien o si quieres colaborar.
      Besos!

      Eliminar
  9. Qué lo parió, ¡me sentí muy identificada con esta entrada!
    Leo en el colectivo si tengo viaje largo, en la cama, en el colegio, etc, etc, etc. Es lo más lindo que hay...

    ¡Besos grandes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sí,somos varias las identificadas! Qué bueno
      Hoy al espiar a la lluvia por la ventana, entre tantos murmullos y calles vacías creí ver a Juan Preciado (personaje de "Pedro Páramo" de Rulfo. Lectura de hace unos años que sin querer se tropezó entre ciertos recuerdos) Me acordé de esta parte del artículo: "Hablará de los protagonistas del libro como si fueran reales y es que, por un tiempo, siempre lo son."
      ¡Besos para vos también,N.!

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. ¡Hola,Cappuccino frío! ¡Bienvenido/a! Sí, es muy bueno el artículo :)

      Eliminar
  11. Hermoso. Yo también soy una chica que lee!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola,Nati! ¡Bienvenida! Somos varias las chicas que leemos, ahora me gustaría encontrar el artículo de los chicos raros que huelen las páginas de los libros viejos en una librería de segunda mano!! (O conocer a alguno para poder,de alguna manera, describirlo)

      Eliminar
  12. En cuanto venza el corte que me da, lo intentaré.

    Invitaré a café a una chica que lee.

    Porque es cierto (y lo tengo comprobado) las que leen valen (mucho) la pena.

    ResponderEliminar
  13. ¡Qué bueno, adam tate! ¡Invítala!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y qué me contestaras? ¿Que soy viejo y feo?

      ¿Qué estoy lejos?

      ¿Qué si?

      Eliminar
    2. Bueno, a las cinco en un bar del centro. Sabrás reconocerme! ¿Que estás lejos? ¿Que sos viejo y feo?

      Eliminar
    3. Acepto si me citas con tiempo para que llegue desde Barcelona.

      Lo soy. Ambas cosas.

      Eliminar
  14. Ay qué lindo. Identificada. Y quiero a un chico que lea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, enredodehojas! ¡Bienvenida!
      A buscarlo, entonces...

      Eliminar