viernes, 17 de agosto de 2012

Aleteando


Después de abandonar el lugar cavilando sobre la situación, enredándome entre lo dicho, lo callado y lo olvidado dejé que mi boca se entreabriera y dijera “me altera que no tenga poder de vuelo.” Él apareció como por arte de magia y me respondió: “No tengo alas para llevarte, pero, si faltas… ¿cómo salvarme?
Jamás apareció, jamás lo dije. Sólo son trampas de mi inconsciente.

12 comentarios:

  1. Trampas,Nuestro inconsciente nos llena de ellas y aveces el conciente tambien.

    ResponderEliminar
  2. Hola! muchas gracias por pasar por nuestro blog http://laspiezasdemivida.blogspot.com.es/
    realmente no te podemos adelantar nada de lo que sucedió ya que eso es basicamente nuestra historía y..bueno aun estamos viendo lo que pasó, pero no te preocupes por que lo iremos contando conforme nos fuimos dando cuenta!
    muy bueno lo que has escrito..y es que nuestro subconsciente nos hace muchas trampas!
    cuidate :)

    ResponderEliminar
  3. Mmmmm me parece que señor inconciente quiere que se quede a toda costa. Deje que la imaginación le gane a la realidad y escapese!!!. Besooooos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Este señor inconsciente! Le voy a pedir que me regale un poco de inconsciencia.

      Eliminar
  4. Nunca dejes de aletear!!

    ResponderEliminar
  5. Como cantaba un tal Baglietto hace muchos años:

    "Tampoco fuí a la cita yo...".

    Pasa más seguido de lo que debiera :-S

    ResponderEliminar
  6. Respuestas
    1. Y sí, Eva Letzy !
      Gracias.Saludos desde Argentina

      Eliminar